Tai Chi Chuan

 

La práctica del Tai Chi Chuan, ayuda a reunificar toda la energía que habitualemnte esta dispersa y se malgasta.

El primer efecto será una sensación de bienestar en todo el cuerpo, los músculos trabajarán sin rigidez produciéndose una verdadera desconcentración muscular que hará desaparecer poco a poco las tensiones nervisosas, favoreciendo el buen funcionamiento de las glándulas internas. La capacidad respiratoria aumenta y al volverse la repiración profunda y abdominal, ejerce un efecto benéfico sobre los órganos internos. La rotación continua de la cadera y cintura aporta gran elasticidad a los músculos abdominales que al conatraerse efectúan un verdadero masaje sobre el hígado, bazo, intestinos, etc. lo cual favorece a los procesos nutritivos y digestivos, preveniendo la aparición de úlceras y curando cierto tipo de ellas. Los movimientos del Tai Chi, tonifican el corazòn y regulan su ritmo, mejorando la circulación de la sangre, como también la presión arterial alta. 

La práctica del Tai Chi Chuan, ayuda a reunificar toda la energía que habitualemnte esta dispersa y se malgasta. El primer efecto será una sensación de bienestar en todo el cuerpo, los músculos trabajarán sin rigidez produciéndose una verdadera desconcentración muscular que hará desaparecer poco a poco las tensiones nervisosas, favoreciendo el buen funcionamiento de las glándulas internas. La capacidad respiratoria aumenta y al volverse la repiración profunda y abdominal, ejerce un efecto benéfico sobre los órganos internos. La rotación continua de la cadera y cintura aporta gran elasticidad a los músculos abdominales que al conatraerse efectúan un verdadero masaje sobre el hígado, bazo, intestinos, etc. lo cual favorece a los procesos nutritivos y digestivos, preveniendo la aparición de úlceras y curando cierto tipo de ellas. Los movimientos del Tai Chi, tonifican el corazòn y regulan su ritmo, mejorando la circulación de la sangre, como también la presión arterial alta.

<< Volver a Terapias